Becquerel Power

BLOG

Energía Solar al Día

Sistemas Fotovoltaicos, almacenamiento la segunda fase

Sistemas Fotovoltaicos, almacenamiento la segunda fase

El reto que todo país tiene enfrente se llama seguridad energética, que significa garantizar la entrega de energía a un país para que siga creciendo.

OPINIÓN MTY LA FIEBRE DEL SOL ULISES RIVERA PÉREZ

12:13

Suscríbete GRATIS a nuestro servicio de newsletterAl registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Ulises Rivera Pérez Fuente: Cortesía

Las noticias más recientes en los círculos especializados en la industria de las energías renovables y no renovables, nos deja ver que, como país y usuarios consumidores existen muchas áreas de oportunidad para mejorar la generación, comercialización y distribución de la energía (con énfasis/retos en dos partes de la cadena: generación y distribución), los avances tecnológicos abren ahora la ventana a un cuarto reto: el almacenamiento.

La velocidad en la adopción de nuevas propuestas tecnológicas que se veían muy lejanas, están cambiando su pendiente en beneficio de nosotros como consumidores, pero también y no menos importante, por una alineación en el pensamiento colectivo para dejar a las nuevas generaciones un mundo mejor, o al menos igual a como lo recibimos.

Viendo el lado positivo y tratando de aterrizar aún más la idea, por ejemplo, cuando no sabes nadar hay dos alternativas, que te tomes el tiempo y te enseñes, tomando clases, o que te empujen a una alberca inesperadamente y aprendas sí o sí a nadar.

Un ejemplo son los autos eléctricos, que ya en estos días se está hablando de trenes eléctricos, camiones de carga eléctrico, barcos comerciales o de turismo y hasta la posibilidad de aviación comercial eléctrica. La adopción de vehículos eléctricos reduce los precios de las baterías y, como consecuencia, crecen las instalaciones de los sistemas de almacenamiento de energía. El reto que todo país tiene enfrente se llama SEGURIDAD ENERGÉTICA, que significa garantizar la entrega de energía a un país para que siga creciendo. No es así de lineal, pero se han puesto a pensar que cada litro de gasolina que se deje de consumir deberá de ser compensado por kilo watts hora (kWh) de energía eléctrica ¿Está preparado México para esta migración?.

El almacenamiento está bien posicionado para convertirse en una herramienta integral para las generadoras de energía, regulando el voltaje y la frecuencia, garantizando la fiabilidad de las renovables y creando un sistema de transmisión y distribución más flexible. Para los usuarios el almacenamiento puede ser una herramienta que sirva para reducir los precios relacionados con la demanda de energía y ayudar a cumplir los objetivos de sostenibilidad, asegurando un flujo fiable de electricidad procedente de la generación renovable distribuida, por ejemplo, la energía solar. Cualquier suministrador calificado de energía eléctrica podrá utilizar las baterías para almacenar electricidad durante los periodos de baja demanda y, así, aprovechar la energía almacenada para reducir los picos en periodos de alta demanda. Los usuarios pueden hacer lo mismo para compensar las tarifas de electricidad.

Hoy en día ya existen soluciones, financieramente y tecnológicamente factibles de ejecutar a gran escala, industrial o residencial, para mitigar la falta de energía eléctrica por fallas en las redes de trasmisión, zonas de poca generación eléctrica o congestión, como el Sureste mexicano y algunas ciudades del Bajío. Implicando pérdida competitiva, mal servicio (ej. Los Hoteles), deterioro de ventas y costos por mermas y desperdicios.

El autor es Director Comercial de Becquerel Power, firma especializada en desarrollar proyectos llave en mano para generación eléctrica a escala industrial mediante sistemas fotovoltaicos. También es Consultor en Energía.

Opine usted: urivera@becquerelpower.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.

Ulises Rivera